Especialistas  en cada una de las áreas del Derecho, sobretodo especialistas en Derecho de Familia.

Te asesoramos y prestamos el servicio solicitado en las distintas materias de familia:

 

MATERIAS DE FAMILIA
SEPARACIÓN

SEPARACIÓN

Hasta el año 2005 era necesario divorciarse para proceder a tal situación, pero con la reforma del Código Civil se ha modificado el procedimiento. La separación podría considerarse como un procedimiento en el que los cónyuges rompen su convivencia e inician una vida separada e independiente. Esto produce una suspensión del matrimonio pero no disolución de tal ya que esto únicamente podrían producirlo el fallecimiento, declaración de fallecimiento o divorcio. Las causas existentes al cese del vínculo podrían consistir en  situaciones tales, como enfrentamientos o desafecto en la pareja que podrían incluso afectar al estado anímico de los hijos afectándoles psicológicamente, por lo que esta opción sería la más viable.

Se debe realizar un procedimiento judicial para determinar las relaciones familiares presentes y futuras, estableciéndose una serie de medidas:

  • Las relaciones de los padres con los hijos menores, especialmente las relativas a guarda y custodia y régimen de visitas.
  • Atribución de uso y disfrute del domicilio familiar habitual.
  • Contribución a las cargas del matrimonio:
    • Alimentos de los hijos e incluso del cónyuge que lo necesite.
    • Las deudas del matrimonio, cargas e hipotecas.
  • Atribución de los bienes gananciales, los pertenecientes a ambos cónyuges cuando el matrimonio se formalizó bajo el régimen legal de sociedad de gananciales.

Estas medidas se pueden adoptar:

  • Con carácter previo a la petición de separación, las medidas provisionalísimas.
  • Una vez interpuesta la demanda de separación y con carácter previo a obtener la sentencia. Medidas provisionales.
  • Una vez que se dicte sentencia. Medidas definitivas.
  • En los procesos de Separación y Divorcio de Mutuo Acuerdo, las medidas las acuerdan los cónyuges en un convenio regulador, siendo este el que el Juez, en la sentencia, eleva a las medidas definitivas.

Existen varios tipos de separaciones, las cuales podemos añadir que son:

Separación de mutuo acuerdo: Para que los cónyuges puedan separarse es necesario que hayan transcurrido 3 meses de la celebración del matrimonio, aportando junto a la demanda un convenio regulador estableciendo pactos acordados entre ellos en relación al patrimonio e hijos. Este tipo de separaciones son las que menos duran.

Separación contenciosa: En este procedimiento las partes no consiguen llegar a ningún a ningún acuerdo, por lo que se formula demanda y no se aporta convenio regulador. Aquí no es necesario aportar ningún tipo de causa, lo único que se debe tener en cuenta es que deben transcurrir 3 meses de la celebración del matrimonio. Una solución viable para esta situación sería la mediación, para intentar gestionar y tratar de forma adecuada este tipo de conflictos para así llegar a un acuerdo que conforme a las dos partes.

 

Separación de hecho: En esta situación se termina completamente la convivencia matrimonial ya sea por acuerdo de los dos cónyuges o sólo de uno, por ejemplo abandonando el domicilio familiar. Uno de los problemas de este tipo de separaciones es que no se liquida el régimen económico matrimonial, pueden surgir conflictos como abandono de familia y aun así no se suele acudir al juzgado para terminar de formalizar la situación. A pesar de esto, se puede hacer mediante Notario para desarrollar las relaciones patrimoniales e hijos de los cónyuges como también puede requerir la ayuda de un abogado para ayudar a las partes a realizar los procedimientos de la forma más conveniente.

Convenio regulador.

Según el artículo 777 LEC es necesario aportar un convenio regulador junto a la demanda en los procesos de separación o divorcio. El convenio, una vez firmado por las dos partes se presenta ante el juzgado para que lo ratifique si no perjudica a ninguno de ellos. Si esto no es así, se tendrá que volver a redactar una nueva propuesta para su aprobación.

Según el artículo 90 CC en el convenio se deben incluir aspectos tales como:

Pensión de alimentos y compensatoria: la pensión de alimentos no sólo incluye la dieta diaria o la alimentación, también lo necesario para el sustento y educación del niño. Esto no es lógico pedirlo mensualmente, ya que el padre debe estar pendiente constantemente de las necesidades de su hijo. La pensión compensatoria, alude a un desequilibrio económico, el cual se cubre con unas cantidades mensuales que se le otorga al cónyuge no titular, en forma temporal, indefinida o asimismo se puede realizar en una prestación única.

Respecto a la patria potestad, se puede añadir que elude a la representación general de los hijos y la guardia y custodia de los hijos se refiere al régimen de visitas establecido. Si la patria potestad es denegada, la labor de mantener el sustento económico y docente del hijo seguiría pertinente.

También podemos hablar del régimen económico. Una vez que se separan los cónyuges se procederá a la liquidación de bienes, es decir al reparto de bienes, por lo que lo que antes pertenecería a los dos, ahora sería individual, estableciendo un nuevo régimen.

MEDIDAS PREVIAS Y PROVISIONALES

MEDIDAS PREVIAS Y PROVISIONALES

Las medidas previas y provisionales se contextualizan en los artículos 102 a 106 del Código Civil. Según la normativa, en un proceso de crisis matrimonial sería viable interponer medidas para satisfacer el cumplimiento de la obligación por parte del otro cónyuge que pueda derivar en separación o divorcio. Estas medidas tienden a confundirse, por lo que la diferencia podríamos establecerla así:

Medias previas serían aquellas que se interpondrían con anterioridad a la demanda de divorcio, separación o nulidad en base al artículo 771 LEC. La demanda interpuesta por el cónyuge se presentará ante el tribunal del domicilio y una vez concedidas, subsistirán si se presenta demanda en los 30 días posteriores a su adopción. El plazo empieza a contar al día siguiente de dictar la notificación del auto. Una vez realizada la demanda, el Tribual puede considerar que se puede hacer una modificación de las medidas o mantenerlas hasta que se dicte sentencia.

Medidas provisionales se regulan en el artículo 103 CC que establece las medidas que el juez puede adoptar. Estas se solicitan una vez presentada y admitida la demanda de nulidad, separación o divorcio. Las medidas y efectos son las mismas que las fijadas en las medidas previas.

DIVORCIO

DIVORCIO

La única diferencia respecto a la separación es que con el divorcio se procede a la disolución del matrimonio pudiendo establecer otro diferente. Antes de la reforma del Código Civil era necesario esperar un año desde la separación pero ahora sólo deben transcurrir 3 meses desde el matrimonio, salvo que incurra un riesgo a la vida o a la indemnidad. Podemos destacar entre otros:

Divorcio de mutuo acuerdo: Este tipo de divorcios suele durar unos 3 meses, por esto también se le atribuye el nombre de divorcio express. Al igual que en la separación de mutuo acuerdo, se debe adjuntar un convenio regulador con los diferentes acuerdos a los que lleguen respecto a su aspecto familiar (relación con los hijos, guarda y custodia, régimen de visitas, pensión de alimentos) como en su aspecto patrimonial (uso de la vivienda familiar, cargas del matrimonio, liquidación del régimen económico, etcétera). Junto con la demanda de divorcio, que deberá ser redactada y firmada por un Abogado y Procurador, deberá acompañarse el certificado literal del matrimonio expedido por el Registro Civil donde se halle inscrito, así como los certificados de nacimiento de los hijos, si los hubiere, además es imprescindible que se acompañe la propuesta del convenio regulador firmado por los cónyuges. Una vez presentada la demanda de divorcio, se citará por el Juzgado competente a las partes para que  ratifiquen el convenio regulador a presencia judicial, previo informe del Ministerio Fiscal que deberá emitir en caso de que el matrimonio tuviere hijos menores de edad, ya que es la figura que vela por sus  intereses en este procedimiento.

Ratificado el convenio, se dictará la correspondiente sentencia de divorcio que se inscribirá de oficio en el Registro Civil correspondiente.

Divorcio contencioso: Este proceso dura alrededor de unos 6 meses, aunque se intenta que dure menos. Cuando no hay acuerdo se interpone demanda en base al artículo 770 LEC. Este tipo de divorcio es el más costoso y en relación con el de mutuo acuerdo existe una diferencia relevante económicamente hablando. Se debe acompañar la demanda con las pruebas relativas a las circunstancias que han dado lugar a la ruptura, tanto como las que se necesiten para el juicio.

GUARDA Y CUSTODIA

GUARDA Y CUSTODIA

Este concepto es independiente de la patria potestad. Se entiende como la función vivir, cuidar y asistir a los hijos. La guarda y custodia se puede establecer a uno de los cónyuges, compartida entre ambos o a una tercera persona. Existen cuatro tipos de custodias establecidas:

Custodia partida: Se concede la custodia de  uno o más hijos a un progenitor y los restantes al otro.

Custodia conjunta: Ambos progenitores mantienen la responsabilidad legal y la autoridad en relación con el cuidado y control del niño igual que si se tratara de una familia intacta. El padre con el que el menor convive en cada momento debe tomar las decisiones sobre la vida diaria, educación, disciplina, alimentación, limpieza, actividades, etc.

Custodia compartida: Aquella en la que ambos progenitores se encargan de forma conjunta, periódica o rotatoria del cuidado, atención y educación de los hijos. Se puede establecer en el convenio regulador o mediante el procedimiento llegar a un acuerdo. Prevalece el criterio de no separar a los hermanos y el mismo no procede en casos de violencia doméstica o cuando el juez emita indicios fundados de tales actos.

PENSIÓN DE ALIMENTOS

PENSIÓN DE ALIMENTOS

Dícese del deber impuesto a una o varias personas para asegurar la subsistencia de tales. Se compone de dos partes, alimentista y alimentante. La pensión comprende todo lo indispensable para el sustento de la persona. El derecho es establecido para:

– Los hijos, menores y también los mayores de edad, mientras que residan en el domicilio de uno de los progenitores, a su cargo, y no dispongan de ingresos suficientes para cubrir sus necesidades, es decir, cuando no dispongan de independencia personal y económica.

– El otro cónyuge, cuando necesite esa prestación para atender sus necesidades.

– Otros familiares, especialmente los ascendientes cuando se encuentren en una situación de precariedad que haga exigible, no sólo moral sino también legalmente, esa contribución.

La obligación puede ser acordada de mutuo acuerdo en el convenio regulador y se cuantifica de forma proporcional estudiando la situación individual de cada persona respecto a ingresos, edad, educación, etc.

En el caso de hijos mayores no se extingue, sino que se sigue percibiendo si carecen de ingresos propios o están estudiando. Igualmente, tanto en el caso de los hijos menores como mayores, el legitimado para recibir la prestación es el cónyuge que tiene la patria potestad y es totalmente viable que se pueda discutir ante el Juzgado una extinción o modificación cuando resulte procedente.

REGIMEN DE VISITAS

REGIMEN DE VISITAS

Más que un derecho, se considera obligación del cónyuge no custodio de comunicación, visita y estancia sobre su hijo. En los procedimientos de separación o divorcio el cónyuge al que no se le ha otorgado la custodia tiene el deber de cumplir con el régimen de visitas establecido y a la comunicación paternal. No existe un régimen de visitas mejor que otro, este tiene que ser el consensuado por los progenitores y que mejor convenga para la situación de cada uno y por supuesto, a las necesidades de cada hijo.

PATRIA POTESTAD

REGIMEN DE VISITAS

Según el Código Civil, se trata de un conjunto de derechos que la ley confiere a los padres sobre las personas y bienes de sus hijos no emancipados, así como el conjunto de derechos que tienen los progenitores sobre sus hijos. Después de la separación, como norma general los padres siguen ejerciendo la patria potestad sobre sus hijos. Nunca se debe confundir con la guarda y custodia, puesto que esta se trataría de la convivencia con uno de los cónyuges atribuyéndole el cuidado diario.

NULIDAD MATRIMONIAL

NULIDAD MATRIMONIAL

La diferencia con el divorcio es que con la nulidad, el matrimonio se considera como inexistente, por sufrir un vicio esencial en el momento de su celebración. Existen una serie de causas que invalidan el matrimonio pudiendo acudir a los Tribunales Eclesiásticos para obtener un pronunciamiento sobre la nulidad matrimonial.

La nulidad matrimonial se regula en el Código Civil Español en sus artículos 73 a 80, de los cuales podemos concluir que el matrimonio puede ser declarado nulo en los siguientes casos:

1- El matrimonio sin consentimiento por parte de cualquiera de los cónyuges.

2- El matrimonio entre personas menores (que no cumplan los requisitos).

3-El matrimonio entre personas que están casadas.

4-El matrimonio entre los parientes en línea recta por consanguinidad o adopción (entre padres y abuelos con sus hijos, sean adoptados o por naturaleza) o parientes colaterales por consanguineidad hasta el tercer grado (hermanos, primos, tíos, etc…).

5-El matrimonio por los contrayentes o parejas de hecho que han sido condenados como autores o cómplices de la muerte del cónyuge o pareja de hecho anterior de cualquiera de ellos.

6-El matrimonio sin la intervención del juez, alcalde o funcionario ante quien deba celebrarse, o sin la presencia de los dos testigos necesarios.

7-El matrimonio celebrado por error sobre la identidad de la persona del otro contrayente (cuando uno se casa con una persona distinta).

8-Cuando existe error sobre aquellas cualidades personales que por su importancia han determinado la voluntad del que alega el vicio de nulidad para contraer matrimonio.

9-El matrimonio que se ha contraído por coacción o miedo grave (amenazas, por ejemplo).

SOLICITUD DE DEVOLUCIÓN DE INGRESOS INDEBIDOS A LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA.

SOLICITUD DE DEVOLUCIÓN DE INGRESOS INDEBIDOS A LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA

El TC en su sentencia ha decidido no declarar la nulidad de la Ley de 1998 porque ya estaba nula, pero sin caer en la cuenta que de esta forma impiden la supresión de la Ley actual (Ley 35/2006) que cobija un precepto inconstitucional que, no obstante, no ha sido expulsado del ordenamiento jurídico.

Sin embargo ello no es óbice para reclamar de la Administración la tutela de derechos del ciudadano al que están obligados por el Estatuto del Empleado Público y por la propia Constitución, por lo que los padres/ madres pagadores que no hayan ostentado la custodia pero sí un régimen de visitas, más o menos amplio y que siempre ha de implicar verdadera convivencia, podrían instar la correspondiente reclamación. Con ello se promocionaría la CUSTODIA COMPARTIDA, pues la máxima presión para su implantación, por cuestiones tributarias y por cosas del destino, vendrá impuesta por el propio Ministerio de Hacienda que vendría obligado a multimillonarias devoluciones de ingresos indebidos en los últimos CUATRO AÑOS.

ABOGADO MEDIACION FAMILIAR

ABOGADO MEDIACION FAMILIAR

Se basa en un asesoramiento por parte de profesionales expertos en mediación familiar, generando una transacción o negociación que inicia una pareja en crisis. No excluye ni descarta el proceso judicial, ni por supuesto la labor del abogado. Existen unos diversos requisitos tales como la preexistencia de igualdad de condiciones y no existencia de violencia de género. La finalidad a la que se quiere llegar es evitar un contencioso judicial e intentar llegar a un acuerdo unánime. Se ha de reservar la mediación a los asuntos en los que se observe una elevada carga de conflictividad:

– Cuestiones económicas, en menor medida ( uso de instrumentos como las tablas orientativas de pensiones)

– Cuestiones sobre atribución de uso y disfrute del domicilio familiar.

– Cuestiones que afectan a las medidas sobre atribución de la guarda y custodia y régimen de visitas.

-Conflictos en ejecución

– Conflictos en procedimientos de protección de menores, familia biológica/ familia de acogida.

MEDIACION

MEDIACION

Proceso voluntario en el que dos o más partes involucradas en un conflicto trabajan con un profesional imparcial, el mediador, para generar sus propias soluciones para resolver sus diferencias. Se diferencian distintos objetivos, entre ellos evitar conflictos, reducir la contenciosidad de los juzgados, asegurar la protección del menor y su bienestar, procurar la corresponsabilidad de ambas partes en la toma de decisiones.

PAREJAS DE HECHO

PAREJAS DE HECHO

Una pareja de hecho es una unión entre dos personas que quieren convivir de forma estable, en una relación similar a la conyugal, y que para ello deciden hacerlo constar en un registro para que figure de forma oficial. No podrán constituirse como parejas de hecho: Aquellos que mantengan un vínculo matrimonial o inscripción anterior de pareja de hecho, aquellos que sean menores de edad no emancipados y aquellos que sean parientes por consanguinidad en línea recta o por adopción. La inscripción se realiza en el Registro de Parejas de Hecho de la Comunidad Autónoma de Andalucía, acudiendo a cualquiera de las delegaciones territoriales de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales. También se puede formalizar la inscripción en el ayuntamiento de la localidad donde alguno de los miembros de la pareja tenga su vivienda habitual, es decir, donde esté empadronado. Sobre los derechos que se conceden se equiparan en diversas materias: viviendas públicas, regulación autonómica en materia fiscal y tributaria, en materia de acogimiento familiar, intervención sanitaria, diversas relaciones jurídicas.

Podrán inscribirse como Parejas de Hecho, quienes acrediten las siguientes circunstancias:

  • Identificación personal.
  • Estado civil.
  • Ser mayores de edad o menores emancipados.
  • No estar incapacitados judicialmente.
  • No estar ligados con vínculo matrimonial, ni formar pareja estable no casada con otra persona, ni ser pareja de hecho anteriormente inscrita en el Registro o en cualquiera de los Registros de uniones o parejas de hecho creados por los municipios de la Comunidad Autónoma de Andalucía, sin que conste inscripción de baja por disolución de la pareja de hecho.
  • Tener residencia habitual, al menos uno de sus miembros, en cualquier municipio de la Comunidad Autónoma de Andalucía.
  • No ser parientes en línea recta por consanguinidad o adopción ni colaterales por consanguinidad en segundo grado.
  • Declaración de voluntad de constituir una pareja de hecho

 

En las relaciones económicas entre los miembros de la pareja de hecho caben dos posibilidades.

  • Por un lado, que pacten lo que crean conveniente en cuanto a las normas que van a regir su convivencia, al amparo de la libertad de pacto del artículo 1.255 del Código Civil. Los únicos límites serán los contrarios a la lay y a la moral, al orden público, y los que vayan contra la igualdad entre la pareja.
  • Por otro lado, cabe que no acuerden nada en cuanto a la forma de regular su situación. En este caso no se va a aplicar en defecto de pacto el régimen legal que les correspondería si fueran un matrimonio, pues se entiende que si no se casan es porque no desean estar sometidos a él.
PAREJAS DE HECHO Y PENSION DE VIUDEDAD

PAREJAS DE HECHO Y PENSION DE VIUDEDAD

Desde la reforma efectuada por la Ley 40/2007, de 4 de diciembre se establece el derecho a la pensión de viudedad en parejas de hecho, cumpliendo ciertos requisitos.

Artículo 174 Ley General Seguridad Social: “Cumplidos los requisitos de alta y cotización establecidos en el apartado 1 de este artículo, tendrá asimismo derecho a la pensión de viudedad quien se encontrase unido al causante en el momento de su fallecimiento, formando una pareja de hecho, y acreditara que sus ingresos durante el año natural anterior no alcanzaron el 50 por ciento de la suma de los propios y de los del causante habidos en el mismo período. Dicho porcentaje será del 25 por ciento en el caso de inexistencia de hijos comunes con derecho a pensión de orfandad.(…) A efectos de lo establecido en este apartado, se considerará pareja de hecho la constituida, con análoga relación de afectividad a la conyugal, por quienes, no hallándose impedidos para contraer matrimonio, no tengan vínculo matrimonial con otra persona y acrediten, mediante el correspondiente certificado de empadronamiento, una convivencia estable y notoria con carácter inmediato al fallecimiento del causante y con una duración ininterrumpida no inferior a cinco años.”

MODIFICACIÓN DE MEDIDAS

MODIFICACIÓN DE MEDIDAS

Conforme a lo establecido en los Art. 90 y 91 C.C, las medidas que el Juez adopte en defecto de acuerdo o las convenidas por los cónyuges, podrán ser modificadas judicialmente o por nuevo Convenio Regulador “cuando se alteren sustancialmente las circunstancias”. Asímismo, las partes podrán solicitar, en la demanda o en la contestación, la modificación provisional de las medidas definitivas concedidas en un pleito anterior.

LIQUIDACIÓN DE LA SOCIEDAD DE GANANCIALES

LIQUIDACIÓN DE LA SOCIEDAD DE GANANCIALES

Consiste en la realización de todas aquellas operaciones particionales que sean pertinentes, conforme a lo establecido en los arts. 1396 a 1410 CC, para proceder a la determinación, conforme al art. 1344 CC, de las ganancias obtenidas indistintamente por cualquiera de los cónyuges y posterior reparto de remanente entre los cónyuges o ex-cónyuges, o entre uno de ellos, y los herederos del cónyuge premuerto, para ello es fundamental contar con un Abogado especialistas en matrimonial y concretamente en liquidación de bienes gananciales. En los divorcios y las separaciones de mutuo acuerdo los cónyuges se ponen de común acuerdo sobre el reparto de los bienes gananciales, en el divorcio y separación de mutuo acuerdo habrá que plantearle al Juez una propuesta de liquidación y posteriormente a través de valoraciones y tasaciones periciales se llevará a cabo el reparto de los bienes.

CAPITULACIÓN DE BIENES

CAPITULACIÓN DE BIENES

Negocio jurídico cuyo objetivo es que los cónyuges determinen cual es el régimen económico matrimonial que quieren tener, pero también modificarlo o para sustituirlo. Los cónyuges pueden elegir entre un régimen de bienes gananciales o uno de separación de bienes. Se realizan ante notario y se recogen en un documento público: la escritura. Las capitulaciones se pueden efectuar antes o después de contraer matrimonio. El único requisito es que los dos cónyuges estén de acuerdo y acudan a un notario para que les asesore, redacte y autorice la escritura pública, que deberá inscribirse en el Registro Civil. El régimen establecido sería sociedad de gananciales, separación de bienes, régimen de participación en las ganancias.

RÉGIMEN DE GANANCIALES

RÉGIMEN DE GANANCIALES

A través de este régimen se hacen comunes para el marido y la mujer las ganancias o beneficios obtenidos de forma indistinta por cualquiera de ellos, según el artículo 1344.

El artículo 1.316 del Código Civil establece: “La falta de capitulaciones o cuando éstas sean ineficaces, el régimen será el de la sociedad de gananciales.”

Cuando esta sociedad se disuelva, ya sea por fallecimiento de uno de los cónyuges, ya sea por separación, etc. Los bienes y derechos que se hubieran generado bajo ese régimen (gananciales) se atribuyen por mitades a ambos cónyuges. Pero dentro de este régimen existen tanto bienes privativos como gananciales.

RÉGIMEN DE SEPARACIÓN DE BIENES

RÉGIMEN DE SEPARACIÓN DE BIENES

El régimen de separación de bienes se encuentra regulado en los artículos 1435 a 1444. Es aquel en el que cada cónyuge posee el dominio y administración de sus bienes, tanto los que le pertenecen al contraer matrimonio como los que adquiera posteriormente. Por tanto, este régimen supone la independencia patrimonial entre los cónyuges:

  • Independencia en cuanto a la titularidad de los bienes. Artículo 1437.
  • Implica que hay independencia patrimonial en cuanto a la gestión, administración, goce y disfrute de los bienes.
  • Responsabilidad por deudas. Artículo 1440.
HERENCIAS

HERENCIAS

La herencia es el acto jurídico mediante el cual una persona que fallece transmite sus bienesderechos y obligaciones  a otra u otras personas, que se denominan herederos. Al fallecimiento de una persona se abren una serie de actos en los cuales, es importante, que la familia, cuente con asesoramiento profesional desde el principio hasta el final, incluyendo el pago de impuestos, y también la inscripción en el Registro de la Propiedad de los bienes de los nuevos propietarios, es decir, la inscripción de propiedad que proviene por título de herencia.

Una persona puede haber fallecido sin hacer testamento, en cuyo caso comenzaremos por la declaración de herederos ab intestato, esta declaración determinará quiénes son los herederos del causante, entre los cuales, se repartirá la herencia.

Con posterioridad habrá de llevarse a cabo la adjudicación y reparto de los bienes, si los herederos tienen claro qué quiere cada uno y entra dentro de la legalidad, se lleva a cabo el reparto sin más negociación, el problema se plantea cuando los herederos no llegan a un acuerdo sobre el reparto de los bienes, en cuyo caso es necesario peritaciones de los mismos, y llegar a acuerdos, en el peor de los casos, se llevará a cabo una división judicial de herencia, y será el juez, el que determine qué heredero se queda cada bien, a través de la lista del contador-partidor, o la venta en pública subasta.

Cuando una persona fallece con testamento se llevará a cabo la adjudicación y partición hereditaria, sin pasar por el trámite de la declaración de herederos, los cuales han quedado determinados en el testamento del causante.

EMANCIPACIÓN DE MENORES

EMANCIPACIÓN DE MENORES

La emancipación permite que el mayor de 16 y menor de 18 años pueda disponer de su persona y de sus bienes como si fuera mayor de edad.

Como excepción se dispone que, hasta que el emancipado no alcance la mayoría de edad, no podrá pedir préstamos, gravar o transmitir bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales ni bienes de extraordinario valor (como joyas) sin el consentimiento de sus padres, o en caso de que falten ambos, del tutor que le haya sido nombrado.

La mayor parte de las emancipaciones se produce para poder o por contraer matrimonio antes de los 18 años.

En el supuesto de los emancipados por matrimonio, para realizar las actuaciones enunciadas, si su cónyuge es mayor de edad, bastará con que ambos consientan. Si los dos son menores, necesitarán el consentimiento de los padres o tutores de ambos.

CONCEPTO DE INCAPACIDAD JUDICIAL

CONCEPTO DE INCAPACIDAD JUDICIAL

Una persona adquiere personalidad jurídica desde el momento en el que nace y no se extingue hasta su muerte.

Pero además de la capacidad jurídica, es necesario tener capacidad de obrar, que es la posibilidad de poder gestionar y decidir por sí mismo sobre los actos que incumben a su persona.

Cuando no se tiene esta capacidad de obrar, porque se carece de capacidad de entendimiento o está limitada, se necesita que una tercera persona, que será el representante, realice los actos jurídicos que el incapaz no puede. Los actos realizados por el representante serán en beneficio del incapaz, no en beneficio propio.

En principio, la capacidad de obrar se presume siempre en todas las personas salvo en los menores de edad.

Actualmente, las causas de incapacitación se regulan en el artículo 200 del Código Civil:

“Son causas de incapacitación las enfermedades o deficiencias persistentes de carácter físico o psíquico que impidan a la persona gobernarse por sí misma.”

Artículo 201 Código Civil:  “Los menores de edad podrán ser incapacitados cuando concurra en ellos causa de incapacitación y se prevea razonablemente que la misma persistirá después de la mayoría de edad.”

Una persona solo puede ser declarada incapaz por sentencia judicial, en virtud de las causas establecidas en la ley.

La incapacitación se regula en los siguientes artículos:

Artículo 756 LEC: “Será competente para conocer de las demandas sobre capacidad y declaración de prodigalidad el Juez de Primera Instancia del lugar en que resida la persona a la que se refiera la declaración que se solicite.”

Artículo 757 LEC: “La declaración de incapacidad puede promoverla el presunto incapaz, el cónyuge o quien se encuentre en una situación de hecho asimilable, los descendientes, los ascendientes, o los hermanos del presunto incapaz.

El Ministerio Fiscal deberá promover la incapacitación si las personas mencionadas en el apartado anterior no existieran o no la hubieran solicitado.”

Artículo 758 LEC: “El presunto incapaz o la persona cuya declaración de prodigalidad se solicite pueden comparecer en el proceso con su propia defensa y representación.

Si no lo hicieren, serán defendidos por el Ministerio Fiscal, siempre que no haya sido éste el promotor del procedimiento. En otro caso, el Tribunal designará un defensor judicial, a no ser que estuviere ya nombrado.”

INSTITUCIONES TITULARES

INSTITUCIONES TITULARES

Institución por la cual se encomienda a una persona, tutor, la representación de los hijos menores de edad sin padres y de los incapaces. El art. 215 CC establece que el objeto de la tutela es la guarda y protección de la persona y sus bienes, o solamente de la persona o de los bienes de menores o incapacitados. Se hallan sujetos a tutela los menores no emancipados que no estén bajo patria potestad, los sujetos a patria potestad prorrogada al cesar ésta, si no procede la cúratela, y los menores en situación de desamparo, según el artículo 222 CC.

Curatela.

Están sometidos a curatela los emancipados cuyos padres han muerto o están incapacitados, los que han obtenido el beneficio de la mayor edad y los pródigos (declarados incapaces para administrar sus bienes).

Tiene por objeto completar la capacidad de estas personas, por lo que será necesaria la intervención del curador en aquellos actos que los menores o pródigos no pueden realizar por sí mismos según haya dispuesto la sentencia judicial de declaración de incapacidad.

Como en el caso de la tutela, es un cargo renunciable y puede ser retribuido.

La guarda.

La guarda se constituye para la defensa del menor o incapacitado.

Hay 3 clases de guarda:

  1. Guarda de hecho: El artículo 303 del Código Civil establece que “sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 203 y 22 cuando la autoridad judicial tenga conocimiento de la existencia de un guardador de hecho podrá requerirle para que informe de la situación de la persona y los bienes del menor o del presunto incapaz y de su actuación en relación con los mismos, pudiendo establecer asimismo las medidas de control y vigilancia que considere oportunas.”

Es una institución que carece de regulación y que tiene carácter excepcional, porque, tanto el Juez como el Ministerio Fiscal están obligados a promover la constitución de la tutela en caso de la existencia de menor o incapaz.

Se trata de una persona que, sin que le hayan nombrado para ello, se encarga de la guarda de un menor no sometido a la patria potestad o de un incapacitado.

  1. Guarda legal: Se produce cuando el Juez determina la guarda por la institución pública ante una situación de necesidad de protección del menor o de la persona incapaz.

La declara sin necesidad de que la soliciten los padres o el tutor.

  1. Guarda administrativa: El artículo 172.2 del Código Civil establece que “cuando los padres o tutores, por circunstancias graves, no puedan cuidar al menor, podrán solicitar de la entidad pública competente que ésta asuma su guarda durante el tiempo necesario.”

En este caso son los padres los que, ante la imposibilidad de cuidar del menor, solicitan de la Administración que asuma la guarda durante un tiempo.

No se regula qué tipo de circunstancias son las que deben darse. Puede ser cualquier circunstancia grave que impida cuidar del menor pero debe ser una circunstancia temporal, porque la guarda se establece por el período que sea necesario, pero no de manera indefinida.

CLASES DE SUCESIÓN

CLASES DE SUCESIÓN

La sucesión es la transmisión de bienes,derechos y obligaciones que se transmite de una persona a otra. Puede ser:

Inter Vivos: Es la transmisión patrimonial que se transmite en vida, Ej. Compra venta, permuta, etc.

Mortis Causa: Provocada por la muerte del causante, que implica la transmisión de la masa hereditaria a los herederos.

Asimismo existen diferentes tipos de testamentos, los cuales son:

Ológrafo: Cuando es el testador el que escribe por sí mismo el testamento en la forma y con los requisitos que establece la normativa, en el artículo 688 CC. “Para que sea válido este testamento deberá estar escrito todo él y firmado por el testador, con expresión del año, mes y día en que se otorgue.”

Abierto: Cuando el testador manifiesta su última voluntad en presencia de las personas que deben autorizar el acto, quedando enteradas de lo que en él se dispone. Deberá ser otorgado ante Notario hábil para actuar en el lugar del otorgamiento. El artículo 695 CC regula la forma de otorgamiento de este testamento: “El testador expresará oralmente o por escrito su última voluntad al Notario. Redactado por éste el testamento con arreglo a ella y con expresión del lugar, año, mes, día y hora de su otorgamiento y advertido el testador del derecho que tiene a leerlo por sí, lo leerá el Notario en alta voz para que el testador manifieste si está conforme con su voluntad. Si lo estuviere, será firmado en el acto por el testador que pueda hacerlo y, en su caso, por los testigos y demás personas que deban concurrir.”

Cerrado: cuando el testador, sin revelar su última voluntad, declara que ésta se halla contenida en el pliego que presenta a las personas que han de autorizar el acto. Debe reunir los requisitos del artículo 706 CC :”El testamento cerrado habrá de ser escrito. Si lo escribiese por su puño y letra el testador pondrá al final su firma. Si estuviese escrito por cualquier medio mecánico o por otra persona a ruego del testador, éste pondrá su firma en todas sus hojas y al pie del testamento. Cuando el testador no sepa o no pueda firmar, lo hará a su ruego al pie y en todas las hojas otra persona, expresando la causa de la imposibilidad.”

VIOLENCIA DE GÉNERO Y VIOLENCIA DOMÉSTICA.

VIOLENCIA DE GÉNERO Y VIOLENCIA DOMÉSTICA

Se trata de una violencia que afecta a las mujeres por el mero hecho de serlo. Constituye un atentado contra la integridad, la dignidad y la libertad de las mujeres, independentemente del ámbito en el que se produzca.

Se entiende por violencia de género cualquier acto violento o agresión, basados en una situación de desigualdad en el marco de un sistema de relaciones de dominación de los hombres sobre las mujeres que tenga o pueda tener como consecuencia un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas de tales actos y la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si ocurren en el ámbito público como en la vida familiar o personal. (Ley 11/2007, del 27 de julio, gallega para la prevención y el tratamiento integral de la violencia de género).

El concepto «violencia de género» da nombre a un problema, que incluso hace poco, formaba parte de la vida personal de las personas; era considerado un asunto de familia que no debía trascender de puertas para fuera y, por lo tanto, en el que no se debía intervenir. Entender la violencia como un asunto personal refuerza a las mujeres a una situación de subordinación respeto del hombre e implica asumir las relaciones de poder históricamente desiguales entre ambos y a través de las cuales se legitima al hombre a mantener su status-quo de la dominación incluso a través de la violencia. Esta percepción contribuye a que las mujeres no denuncien su situación por miedo, vergüenza o culpabilidad.

La violencia doméstica o violencia intrafamiliar es un concepto utilizado para referirse a «la violencia ejercida en el terreno de la convivencia familiar o asimilada, por parte de uno de los miembros contra otro, contra algunos de los demás o contra todos ellos».  Comprende todos aquellos actos violentos, desde el empleo de la fuerza física, hasta el hostigamiento, el acoso, o la intimidación, que se producen en el seno de un hogar, y que perpetra al menos un miembro de la familia contra algún otro familiar.

DELITO DE ABANDONO DE FAMILIA

DELITO DE ABANDONO DE FAMILIA

Los delitos de abandono de familia están regulados en los artículos 226 a 233 el Código penal.

Artículo 226 Código Penal que se refiere al incumplimiento de deberes de asistencia en el ámbito familiar:

“El que dejare de cumplir los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar o de prestar la asistencia necesaria legalmente establecida para el sustento de sus descendientes, ascendientes o cónyuge, que se hallen necesitados, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses.”

Artículo 227 Código penal referido al impago de pensiones : “El que dejare de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos, establecida en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación, o proceso de alimentos a favor de sus hijos, será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 24 meses.”

Incumplimiento de régimen de visitas.

Artículo 618.2. Código Penal:

“El que incumpliere obligaciones familiares establecidas en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación o proceso de alimentos a favor de sus hijos, que no constituya delito, será castigado con la pena de multa de 10 días a dos meses o trabajos en beneficio de la comunidad de uno a 30 días.”

Así pasan a sancionarse como falta no solo el incumplimiento de obligaciones económicas, sino cualquier otra obligación establecida en Convenio Regulador aprobado judicialmente o en resolución judicial.

Se debe agotar la vía civil presentando por parte del afectado demanda ejecutiva para obligar al otro cónyuge a cumplir su obligación. Si se han agotado todas las medidas en vía civil es cuando se debe acudir a la vía penal para buscar su cumplimiento.

Sustracción internacional de menores.

La sustracción internacional de menores ocurre cando un progenitor u otro pariente se lleva a un menor a otro país distinto del que tiene establecida su residencia habitual, sin el consentimiento o contra la voluntad de quién tiene su custodia.

Pero también puede ocurrir que sea el progenitor que tiene atribuida al custodia el que se marche con el menor a otro país, privando al otro padre de la posibilidad de seguir viendo a su hijo.

Hay que acudir a ciertos Convenios Internacionales, el de más relevancia el Convenio de la Haya de 1.980.

También el Reglamento 2201/2003 contiene previsiones específicas sobre visitas y algunas muy concretas sobre sustracción internacional de menores.